Categoría: Realidad

Feliz 2011…

 

página en blanco
Cada día en nuestras vidas es una nueva página...

La última entrada de este blog la escribí hace ya algunos meses, ¿por qué no he escrito? La respuesta no es una, son varios los factores y circunstancias que no me han permitido escribir y seguir contando historias con “sabor” a Irámuco. En primer lugar debo mencionar mis estudios, que durante gran parte del segundo semestre del año pasado llenaron mi tiempo, eso aunado con la preparación de un largo viaje, en tercer lugar las actividades de día a día. Parecerá poco, sin embargo os aseguro que es más que suficiente.

Ahora a unos días de comenzar este nuevo año 2011, retomo el blog, intentaré escribir más a menudo, por las ocupaciones cotidianas es un poco difícil, pero lo intentaré. Ahora bien, quiero darle un pequeño giro a la dinámica de este espacio, es decir, ya no pretendo narrar solo historias sobre Irámuco, sino de algún modo plasmar-me yo mismo en las letras que desfilen por este blog, en fin trataré de hacer un blog un poco más “miscelaneo”. De esta manera os quiero hacer participes de algunas de mis ideas, reflexiones e incluso de mis desvaríos.

Cambiar la dinámica del blog, implica cambiar el nombre, ahora estoy pensando en uno, espero ya pronto tenerlo y colocarlo lo antes posible. Así mismo, confío en que este sea un espacio para compartir, por lo que os pido que enviéis vuestros comentarios y sugerencias y también vuestras reflexiones.

Aprovecho también para felicitar a Jorge por su blog: iramucogto.com, que también por diversas ocupaciones, como él mismo lo ha mencionado, no lo puede actualizar tan constantemente como el quisiese hacerlo, iramucogto.com, es un blog que me parece cumple el objetivo de su lema, ser “el punto de encuentro en la red de los iramuquénses”, sobre todo para aquellos que nos encontramos lejos.

Finalmente, os deseo que este año 2011 esté lleno de bendiciones, buenos momentos y muchos logros, así como de felicidad, alegría y esperanza.

Atte. Cahemissp

Anuncios

La vida es gozo, es alegría

“Cuando nacemos, somos una semilla con un potencial gigantesco. La vida, nuestra circunstancia, nuestro momento histórico, nuestra familia y las herramientas personales que van conformando nuestra personalidad nos van permitiendo poco a poco elegir, qué de todo ese potencial con el que nacemos, será desarrollado. Sin embargo, para lograrlo, es fundamental que comprendamos que la luz llega acompañada de la sombra, y que en la vida humana existe alegría y tristeza, salud y enfermedad, amor y miedo.

Por miedo, estamos creando un mundo en el que se busca evitar a toda costa el dolor, el fracaso y la muerte. Es probablemente la gran tragedia de nuestros tiempos. No hemos querido entender que al evitarlos, destruimos probablemente la herramienta más poderosa a nuestro alcance para convertirnos en toda la persona que podemos ser.

El mundo que día a día nos estamos construyendo busca evitar el dolor a través de medios artificiales: “Aprenda inglés dormido”, escuchamos en la televisión; “No haga ejercicio para tener un cuerpo saludable, no se agote, utilice este cinturón que mediante descargas eléctricas hará que sus músculos trabajen, miestras usted está cómodamente sentado o acostado”, nos dicen otros comerciales: “No sufras, no te agobies, olvídate de todo, olvida tu realidad, tómate una tacha, fúmate un cigarrito de marihuana, inhala esta línea de cocaína”, le dicen a los jóvenes, como si el dolor humano fuera malo, en un sentido ético.

No se trata por supuesto, de vivir sufriendo. De lo que se trata es de aceptar que la vida humana, está llena de alegría, de gozo, de plenitud y de felicidad, pero también de obstáculos, de dolor, de fatiga y fracaso*”, sin embargo es importante, muy importante darse cuenta de que el dolor y el fracaso son los medios que nos permitiran sacar lo mejor de nosotros mismos, nos ayudarán a descubrir las respuestas a las preguntas más dificiles. Superemos el dolor, seamos felicies y cambiemos nuestro munco, por un mundo  mejor.

Notas* Carlo Clerico Medina. Morir sábado. ¿Tiene sentido la muerte de un niño?